Consejos para optimizar una conexion wifi

Las redes wireless de acceso a Internet son una realidad cotidiana en la mayoría de hogares y oficinas. Sin embargo, no siempre el servicio contratado es todo lo veloz o efectivo que debería. Esto se debe a múltiples factores, que pueden evitarse con unas sencillas claves de instalación y consejos de ubicación que, sin mucho esfuerzo, ayudarán a mejorar la calidad de la señal o la recepción de los dispositivos inalámbricos.

– Centro de gravedad. La señal wireless de un router es de 360 grados. Se expande en todas direcciones, reduciéndose a medida que aumenta la distancia o se encuentran obstáculos. Por eso, lo importante es encontrar el centro de gravedad de la sala para situar el punto de acceso WiFi.

– Situar el router en un sitio abierto, lejos del suelo, de ventanas y muros gruesos. Nunca debe estar dentro de un mueble o rodeado de artefactos metálicos, ya que estos afectan considerablemente a la señal.

– Evitar interferencias. El router WiFi tiene tres clases de enemigos: los que retienen la señal (paredes, suelo, muebles…); aquéllos que la modifican (principalmente objetos metálicos); y los que la ‘vampirizan’ (compiten por la señal de nuestro router, y son todos los aparatos inalámbricos que utilicen la frecuencia de 2,4 GHz, como microondas o teléfonos inalámbricos).

– La antena. Cuando hay muchos objetos o interferencias en la sala, podemos probar a utilizar una antena de router direccional en lugar de multidireccional. Esto permite orientarla mejor para aprovechar la conexión.

– Repetidores. En casos complicados se puede instalar un repetidor para aumentar el radio de cobertura. Se sitúa a mitad de camino entre el router y donde se quiere extender la señal.

– Mantener el hardware actualizado. Hay que asegurarse de que todos los drivers del router, el firmware de la tarjeta de red y los de PC y Access Point están actualizados.

– Cuidado con los dispositivos Bluetooth. Hay que inhabilitar las conexiones Bluetooth del teléfono, el ratón u otros dispositivos mientras no se estén utilizando.

– Sintonizar el canal apropiado. Las antenas WiFi emiten por varios canales, por lo que sería conveniente probarlos todos hasta encontrar el que tiene menos interferencias (en España suelen ser los canales 1 y 13) y dirigir la tarjeta hacia ese canal.

Con estos fáciles pasos, cada usuario podrá tener una mejor calidad en la señal de su red inalámbrica, sin tener que renunciar a las comodidades que el WiFi aporta.


Resultados del estudio de velocidad de internet

El estudio sobre las velocidades de internet ha puesto de manifiesto que las promesas rara vez se cumplen, el menos en lo que al ADSL se refiere. Que los datos señalen que la relación entre la velocidad que contratamos los internautas y la que disfrutamos finalmente es del 37,3%, cuando contratamos 20 Megas, señala una diferencia en el que la realidad que es el timo de la estampita digital. Una diferencia que es mayor cuanto mayor es la velocidad contratada y es que las costuras de esta tecnología saltan por los aires, cuanto mayor es su nivel de exigencia.

Para poder estar cerca del 80 % tiene uno que tener su domicilio al lado de una central de ADSL, lo cual no es sino una casualidad. Así ningún operador llega al mítico 80 % de velocidad prometida y el que más que es Telefonica llega sólo al 73 %. Los demás, en caída libre, fruto en primer lugar de las limitaciones que tiene el ADSL como tecnología. En el lado contrario, los resultados en materia de calidad de las redes de cable es mucho mayor, superando el 83 %. En esto el informe destaca a Euskaltel y ONO.

En respuesta a esto, el gobierno (Industria) parece que “amagó” en un primer momento con obligar a que haya una obligación de conseguir el 80 % de la velocidad contratada (algo que los operadores de cable cumplen según estos estudios, lo que también es lógico dado la capacidad de esta tecnología y de las redes que han desplegado). Algo que, también, hizo que se llevaran las manos a la cabeza las operadoras que están atados al antiguo ADSL por utilizar la red propia del operador dominante. Sobre todo porque el resto de operadoras menos Telefónica los cumplimientos de velocidad son mucho mayores (caso de Jazztel y los 20 Megas (“hasta 20 Megas”) como bien denuncia Facua).

Luego, parece que se dio una cierta marcha atrás y la obligación del 80 % parece que se ha postergado porque sean los usuarios los que hagan sus test respectivos de velocidad y se lo reclamen a las operadoras. Total, el modelo hágaselo usted mismo. Un ADSL que te dura para un telediario. Lo que si parece claro es que habría que pagar por lo que se disfruta no por una ilusión de velocidad.


Ansias de monopolio

Poco dura la alegria que teníamos de que Telefónica se normalizase con las ofertas como todos los operadores. Tras conocer que Telefónica podría retirar el pago de la cuota mensual de abono (su famoso tributo) en las ofertas de ADSL (aunque todavía no sepamos dónde lo va a colocar ni cómo, ni cómo afectará a los clientes o las interconexiones), ha empezado a aparecer su primer rebrote monopolístico. Este tipo de actos reflejos son difíciles de contener y parece que este ha sido un primer estertor: el de los nuevos barrios y la posición de predominio para el operador dominante y ex monopolio. Por eso parece que es claro que la competencia para el que se la trabaja.

Y es que según se ha podido saber Telefónica volverá a ejercer de monopolio en toda regla en los nuevos barrios de ciudades como Madrid y Barcelona. La razón: la arquitectura técnica de sus nuevos nodos que le permite exclusividad. Y también, que haya conseguido de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, bula para exigir al resto de operadores compromisos de inversión a cambio del acceso.

Las consecuencias son claras, primero para otros operadores como Orange o Jazztel, paganos del ADSL. Y segunda, para los usuarios de telecomunicaciones de estos barrios, es decir los consumidores, tendrán menos posibilidad de elegir entre las ofertas de los distintos operadores. A menos oferta, más dominio. Algo que había logrado el tímido abaratamiento de las telecomunicaciones en España. Por algo será nuestra situación de precios comparativa con otros países de la Unión Europea.

Será curioso, que después de todo el camino que llevamos recorrido, podamos tener más monopolio en telecomunicaciones que antes.