Telefónica fija en españa sus tarifas más altas de Europa

Y los ex monopolios o monopolios de facto en sus respectivos países, también. Por eso, la estrategia comercial del ex monopolio parece que es clara y confirma que los monopolios son más caros, sobre todo para quien los sufraga: los consumidores de los países que los instauraron.

Así, Telefónica mantiene en España las tarifas más caras del grupo, por delante de países con mayores niveles de ingreso y renta, pero donde su cuota de mercado no es tan fuerte. También es esta la estrategia que siguen el resto de las operadoras que trabajan en distintos mercados, como Orange y Vodafone: menores precios donde quieren ganar mercado; precios más altos donde tienen ganada la cuota.

Algo que también se da en el caso de los móviles, por ejemplo, con el iPhone. Mientras en España, los precios de Telefónica van de 24 a 115 euros al mes y el compromiso de permanencia es de 24 meses, en Gran Bretaña la segunda generación del teléfono cuesta al mes entre 37 y 93 euros, con tráfico ilimitado de internet y 18 meses de permanencia.

En la República Checa, donde es la segunda en cuota, el iPhone cuesta desde 24 euros con acceso ilimitado a internet, 80 minutos de llamadas (e ilimitado para móviles de la compañía en fin de semana) y 20 SMS, con un compromiso de 24 meses. Más ejemplos: Telefónica opera en Alemania un operador móvil virtual, Fonic, que cobra el minuto a 0,09 euros como precio único. Eso no lo hemos visto nunca por aquí.

Otro punto es el acceso a internet. O2 (el nombre con el que opera Telefónica en el mercado británico) ofrece paquetes de acceso de hasta 8 megabits por segundo (mbps) desde 9,3 euros a 24 euros por 20 megabits, todos ellos sin llamadas. El operador británico Ofcom sitúa en 11,8 euros el gasto medio británico en banda ancha.

¡Qué “grande” y caro es ser líder!


Crece la preocupacion por jazztel entre accionistas y usuarios

La preocupación por la compañía que preside Leopoldo Fernandez Pujals se extiende. Y es que el informe de Goldman Sachs publicado a principios de estas semana hizo que en bolsa la acción de Jazztel se metiera en caída libre a principios de semana. Así empieza a estar en los foros de internet. Parece que las señales de alarma sobre la compañía han llegado antes de lo previsto.

Los accionistas están que trinan. Una subida de un 30% no implica nada. La acción debería cotizar un 300% por encima del precio al que cotiza en estos momentos.Pero la manipulación de esta directiva hace que no subamos y que perdamos cada día un 4% más.

Todo ello también en un momento en que se están haciendo esfuerzos denodados por mantener la acción en precios decentes, incluso la impresión de servicio gracias a tener trufado medio internet para difundir opiniones positivas pese a a la realidad y a las quejas (por ejemplo, esas sincronizaciones del ADSL tan molestas).

Luego está la versión conformista, esa que parte del número de que han aumentado mucho el número de clientes. Esto es como el que dice, vendo clavos, pierdo un céntimo con cada uno, pero ¡como vendo muchos! Y tampoco son tantos.

Parece que el objetivo sería mantener lo más decorosamente el precio para vender y dar el pase de la empresas y los clientes a una grande… Lo que parece claro es que futuro, mirandolo en serio, no se le ve.


Movistar es la compañia peor valorada por sus clientes

La Asociación de Consumidores en Acción, conocida popularmente como FACUA, acaba de presentar los resultados de su Encuesta nacional sobre la calidad de las compañías de telefonía móvil”.

La muestra, que recogió la opinión de 2.427 usuarios, pone de manifiesto que, de las cuatro compañías con red propia (Movistar, Vodafone, Orange y Yoigo), Movistar es la peor valorada por sus clientes, como ya ocurriera en las dos encuestas anteriores. Algo de lo que la filial de móviles de Telefónica debe estar orgullosa, porque no muestra síntomas de mejora desde el año 2006.

De los trece parámetros de los que se componía la encuesta, MoviStar sale victoriosa en nueve de los mismos. Entre otros, se lleva la palma en cuestiones como una tarificación poco clara (87%), una publicidad que dista de la realidad (76%), reclamaciones sin resolver (67%) o facturación de servicios no solicitados (49%). ¡Vamos un dechado de virtudes en toda regla!

En el único punto donde sus clientes están mayoritariamente satisfechos es en la cobertura que ofrece. Pero ya sería el colmo que Movistar, al amparo de Telefónica, tuviera problemas de cobertura, ¿no creen?.

Habrá que ver si la compañía se propone un propósito de enmienda o si acaba el año revalidando su cuarta victoria como peor valorado, nada menos, que por sus propios clientes.